Identifican la vía protónica en la fotosíntesis.

Investigadores de la Universidad de Purdue, en West Lafayette, Indiana, han conseguido desentramar el funcionamiento de la transferencia de protones en la fotosíntesis. Es la primera vez que se describe esta vía con tanta profundidad.

Aunque el mecanismo de almacenamiento de energía relacionado con el paso de los fotones a través de la membrana celular fue objeto del premio Nobel de química en 1978 , explicaba Cramer en una declaración para la Universidad, hasta ahora se desconocían los amino-ácidos participantes y la conexión de estos a la transferencia de los protones en el complejo fotosintético.

Este trabajo publicado en PNAS describe las vías electrónicas que justifican de forma estructural la transferencia de protones mediada por quinona responsable de la generación de un potencial electroquímico entre ambos lados de la membrana. Para ello, el equipo usó cristalografía de rayos X  para analizar la estructura molecular del complejo citocrómico extraído de cianobacterias, el organismo fotosintético más primitivo que se conoce.

Esta investigación, aunque de carácter descriptivo, asienta las bases de un completo entendimiento de algo tan importante como la fotosíntesis. Este proceso crucial en la naturaleza es el generador de la llamada “producción primaria”, la cual implica la conversión de dióxido de carbono y energía solar en compuestos orgánicos estructurales y energéticos.

W. A. Cramer
William A. Cramer. Fuente: Purdue University.

Además posee también un gran potencial práctico, indicaba el Dr. Cramer, ya que nos acerca a la creación de un proceso de fotosíntesis artificial, que nos permitiría crear de nuevos biocombustibles más verdes a partir de la energía solar. Este trabajo ayuda, también, a entender mejor el comportamiento de las proteínas de membrana, principal componente regulador del paso de sustancias y de la comunicación celular.

El hallazgo ha sido fruto del trabajo de W. A. Cramer, líder del equipo junto a S. S. Hasan, un doctorando del grupo de investigación con quién ha compartido la gestión de la investigación y en colaboración con el Instituto de Química de Osaka y el Instituto de Agricultura e Ingeniería Forestal de Lituania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *