Grandes esperanzas en diabetes mellitus: la Betatrofina

El pasado 25 de abril la revista Cell publicó un artículo donde se describe lo que para mí, investigador básico en temas relacionados con el hígado, es el descubrimiento más excitante en mucho tiempo y que, además, puede mejorar la calidad de vida de millones de pacientes en todo el mundo. ¿De qué se trata?

Un equipo de la Universidad de Harvard liderado por Douglas A. Melton ha descubierto una nueva hormona fabricada por el hígado. Dicho así no suena muy intenso. Sin embargo, que a día de hoy se sigan descubriendo hormonas nuevas es ya de por sí un hallazgo científico muy importante. Los autores del trabajo ya conocen perfectamente el gen que codifica la hormona humana, lo que va a permitir avanzar en su producción por ingeniería genética y en averiguar su mecanismo de acción, por poner dos ejemplos cruciales.

Fuente: Cell

Pero es que la nueva hormona ha sido bautizada, y muy bien por cierto, con el nombre de betatrofina. La razón estriba en que el equipo del Dr. Melton ha demostrado que la nueva hormona estimula la proliferación de las células beta del páncreas. Estas células son las que se encargan de producir otra hormona que seguramente les sonará: la insulina. ¿A que ya se intuye por donde van los tiros? Efectivamente, si los pronósticos se cumplen, los pacientes con diabetes mellitus podrían en un futuro beneficiarse de este hallazgo. Por ejemplo, podrían inyectarse la nueva hormona en vez de la insulina, y no dos o tres veces al día como es lo usual ahora mismo sino una vez cada semana o mes.

Los investigadores del hallazgo lo explican todo muy bien en el siguiente vídeo:

Y el trabajo original en inglés se puede consultar aquí.

Ahora bien, como casi siempre hay que dejar que el tiempo vaya poniendo las cosas en su sitio y comprobar si las expectativas se cumplen. Lo digo porque el estudio se ha realizado en ratones diabéticos, no en humanos. El Dr. Melton comenta en el vídeo que piensa que en dos o tres años se podrán realizar estudios en pacientes. Ojalá. Pero no sería la primera vez que un tratamiento magnífico en animales no funcionara en pacientes. Además, sobre el papel la betatrofina podría ser efectiva en la diabetes tipo 2 (que se debe a una combinación de resistencia a la acción de la insulina, -ésta última no “funciona” correctamente-, junto con una respuesta secretora inadecuada por parte de las células beta,  -deficiencia relativa de insulina-), pero no en la tipo 1, que se caracteriza por una deficiencia absoluta de insulina debido a la destrucción de las células beta del páncreas.

De todas maneras, yo estaría atento a los progresos que se vayan haciendo con esta hormona. Veremos.

Referencias Bibliográficas

6 comentarios sobre “Grandes esperanzas en diabetes mellitus: la Betatrofina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *