Embriones con tres padres: la polémica está servida

En Estados Unidos se está dilucidando la posibilidad de llevar a cabo pruebas clínicas de una técnica polémica de reproducción asistida la cual consiste en evitar que las madres trasmitan el DNA defectuoso de sus mitocondrias a sus hijos, para así evitar que éstos padezcan graves trastornos metabólicos relativos al mal funcionamiento de las mitocondrias. El 22 de octubre, la Food and Drug Administration (FDA) fue citada en Silver Spring, Maryland, para debatir acerca de este método que podría evitar la trasmisión de mutaciones en el genoma de la mitocondria, que afectan a unos 4,000 nacimientos al año en EE.UU.

¿Cómo? Básicamente, se realizaría un “trasplante” de mitocondria: al óvulo de la madre afectada se le eliminan sus mitocondrias (manteniendo su DNA nuclear) y éste se fusiona con un óvulo carente de DNA nuclear pero que contiene las mitocondrias sanas. Este óvulo resultante, tras fertilizarse, daría lugar a un individuo sano que, técnicamente, tendría tres padres: sus progenitores biológicos que aportan el DNA del núcleo y la mujer que ha donado las mitocondrias y, por ende, el DNA mitocondrial.

Por ello, se le pidió a la FDA examinar esta cuestión, que tiene como principal defensor al biólogo Shoukhrat Mitalipov, de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón. En 2012, logró crear embriones tempranos humanos de a través de esta revolucionaria técnica, pero se percató de que al fertilizar los óvulos manipulados, la mitad de éstos desarrollaron anormalidades genéticas. Sin embargo, ya en 2009, Mitalipov empleó este método para engendrar monos Rhesus aparentemente sanos, y ahora ve viable la aplicación de esta técnica en ensayos clínicos en humanos.

Proceso de trasplante mitocondriall Fuente: http://medgadget.es
Proceso de trasplante mitocondriall Fuente: http://medgadget.es

Hasta este momento, la FDA consideró que los datos e información suministrados por diferentes investigadores relacionados con el desarrollo de esta técnica no eran lo suficientemente fiables como para poder llevar a cabo terapias génicas usando esta modalidad de reproducción asistida (como por ejemplo, la ausencia de un cromosoma X en uno de los fetos creados).

A pesar de ello, los defensores de la técnica consideran que estas anormalidades observadas en los embriones se deben, en mayor medida, al propio estado fértil de la madre más que a la técnica en sí, tal y como afirma el embriólogo Jacques Cohen, director científico de reproducción asistida del Centro Médico Santa Bárbara en Livingston, Nueva Jersey.

Aun así, se especula que podrían producirse problemas si el DNA nuclear y mitocondrial de dos mujeres distintas son incompatibles. Biólogos de la Universidad de Tübingen (Alemania), liderados por Klaus Reinhardt, realizaron experimentos en ratones en donde, al mezclar DNA de núcleo y de mitocondria, se demostró que se retardaba el crecimiento, el envejecimiento era más rápido e incluso había defectos en la capacidad reproductiva de los animales. Sin embargo, Mitalipov y otros científicos argumentan que estos experimentos se realizaron cruzando distintas cepas de animales endogámicos, y que en los humanos, el cruce de personas con diferente origen genético no conlleva ningún efecto deletéreo.

Paul Knoepfler

Otro concepto que se ha considerado es la epigenética: según Paul Knoepfler, biólogo especialista en células madre de la Universidad de california, opina que el citoplasma del óvulo donante podría reprogramar el DNA nuclear, lo que alteraría la expresión génica. A pesar de este hecho, Mitalipov afirma que esto no debería de ocurrir si los óvulos empleados en la reproducción asistida están en la misma etapa de desarrollo. Para reforzar esta teoría, recuerda el éxito que tuvo con la creación de monos Rhesus completamente sanos, como evidencia de que la técnica es segura.

En marzo de 2013, la Autoridad de Fertilización Humana y Embriología del Reino Unido (Fertilisation and Embryology Authority o HFEA) concluyó que si se llegan a realizar los ensayos clínicos en humanos, la descendencia debería monitorearse a largo plazo. También comentó que este procedimiento debería considerarse del mismo modo que la donación de tejidos, y que cualquier niño nacido a partir de esta técnica no debería tener el derecho de conocer la identidad del donante de las mitocondrias sanas. En cambio, la FDA no tiene en cuenta estas consideraciones éticas, lo cual, según algunos expertos del Centro de Genética y Sociedad, esta tecnología llevaría a la selección de embriones sin ningún motivo médico.

A pesar de estas opiniones, Mitalipov coincide en que esta posible terapia debería realizarse con algún tipo de precaución, pero afirma que, si en Estados Unidos no se le permite hacer estos ensayos, considerará ir al Reino Unido si este país admite este procedimiento primero, ya que “los pacientes están sufriendo los mismos problemas, no importa dónde se encuentren.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *